¿Cómo cambiará la situación política en Venezuela?

El mundo no termina el domingo 30 de julio. Hay que planificar las estrategias para el día siguiente. No se puede bajar la guardia, la calle es la fuerza de la democracia. No se debe negar la búsqueda de una salida negociada, la voluntad de conversar con el contrario es la actitud política civilizada, humana, inteligente. El objetivo es derrocar la dictadura, conquistar la libertad y restituir la democracia. Los representantes de las partes en conflicto son indispensables: despejan el camino, realizan los primeros contactos y acuerdan las condiciones mínimas o básicas para que puedan sentarse los encargados de tomar decisiones. Rodríguez Zapatero representa al gobierno, tengámoslo claro. Convendría también a la oposición depositar en personas idóneas una alta cuota de confianza para abrir camino a la mesa de negociación.

Compartir en:

Fuerzas Armadas, Chavismo y Constitución de 1999

Los ciudadanos interrogan: ¿La intervención de las FAN tiene cabida en la salida pacífica y constitucional? Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, hizo un llamado a los militares como actores fundamentales en el conflicto que estamos viviendo, les exigió que asumieran el mandato de guardianes de la Constitución y se coloquen a favor del conjunto de los venezolanos. Por otra parte, un sector significativo de chavistas rechaza la constituyente comunal de Maduro, dudan, pero se acabó el tiempo de los análisis. Cuántas víctimas son necesarias para tomar decisiones. No hay mañana, en las calles se decide día a día si habrá comunismo cubano para los próximos 50 años o si reconquistamos la libertad.

Compartir en:

Venezuela: fotografía de un Estado Forajido.

En Venezuela la elección de la Asamblea Nacional en diciembre de 2015 sorprendió al régimen bolivariano-comunista, millones de venezolanos los rechazaron. En 18 años han sufrido varias derrotas, la más grave, la renuncia de su jefe máximo a la Presidencia de la República en abril del 2002. De nuevo el gobierno forajido intenta el contraataque con una represión feroz para salvar el propósito autoritario: erradicar la democracia representativa.

Compartir en:

Venezuela. Dictadura y Constituyente

Con la iniciativa mal cocinada por los asesores internacionales del gobierno a lo largo del año 2016 y presentada como respuesta arbitraria e improcedente a la demanda de elecciones, el régimen pasó a la fase terminal del terrible proceso destructivo de la democracia. El proyecto de Constituyente conforma tal adefesio que la MUD debería evaluar muy bien el sentido de organizar un referendo consultivo para preguntar a los venezolanos si están de acuerdo con convocar una constituyente. ¿No será dar demasiada importancia a una iniciativa delirante?

Compartir en: