«Cuídate España de tu propia España»

 

Atribuir a la monarquía los entuertos que creó Rodríguez Zapatero, como pretende el camarada Pablo Iglesias de Podemos, tiene un móvil estratégico: sacarle un naipe al castillo de la democracia para ver si se cae. Lo que está en jaque es la unidad de España. Iglesias, un personaje prohijado por el gobierno chavista, cultor del dictador Fidel Castro y que tiene un programa en la televisión de Irán, cuestiona la Monarquía «porque no es democrática».  Roguemos que en la península no haya tantos «mensos» y tontos útiles como en la Venezuela de los `90.  Así opina CRH un venezolano conocedor de las causas de la debacle en Venezuela, preocupado –como todos los demócratas- por el futuro de España.

 por Carlos Raúl Hernández

El Rey Felipe VI

El Rey Felipe VI

¿La debacle de España es imputable a la monarquía? ¿Es que Grecia e Italia no ofrecen complicaciones similares, pese a ser repúblicas? La caída económica española tiene una explicación muy clara: José Luis Rodríguez Zapatero, un político con gran habilidad para ganar elecciones pero sin aptitudes para gobernar, malogró los esfuerzos de Felipe González y de José María Aznar  por 20 años para  hacer del país una estrella del desarrollo, «el tigre europeo».

Una descocada política de expansión populista del gasto público a costa de la prosperidad generada por sus predecesores, y la falta de reformas internas necesarias, y el colapso de librito: un Estado que gasta más de lo que ingresa, que se valía de todas las formas de subsidio para mantener un nivel de vida artificial, y pasó lo de siempre: el socialismo dura mientras los que pagan tengan billetes.

No por casualidad uno de los principales líderes de la nueva emergencia antimonárquica y revolucionaria se apellida Monedero (Juan Carlos Monedero). La monarquía anuncia turbulencias. El liderazgo de Alfredo Pérez Rubalcaba en el PSOE (Partido Socialista Obrero Español), un sólido defensor de la Corona, se desmorona con los resultados electorales del 25 de mayo.

Este julio el Congreso de los socialistas escogerán el liderazgo y emerge hasta ahora como nuevo jefe José Antonio Pérez Tapia (también se habla de Eduardo Madina) ambos de la izquierda radical. Igual son antimonárquicos Unión Progreso y Democracia de Rosa Díez, los catalanes de Convergencia i Unió (CiU), Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), y el Partido Nacionalista Vasco (PNV). Salvo sectores del PP (Partido Popular), la corona está asediada. Pudiera venir un referéndum y por el momento, la aprobación es de 53%.

Amantes y elefantes

Se necesitó el valor y la lucidez del rey Juan Carlos en los momentos cruciales como el golpe de Antonio Tejero (en 1981), la entrada del país en la Comunidad Europea, y  durante los casi cuarenta años de decisiones que permitieron el acelerado progreso. Pero también tenía hormonas incontrolables. La biógrafa de su esposa la reina Sofía le cuenta ¡1500 amantes!, de todas las generaciones, desde Sarita Montiel pasando por Lady «D», hasta la insólitamente bella Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

Cazó paquidermos, fue cegato ante los negocios de la infanta Cristina y las agallas de su yerno Iñaki Urdangarin, graves faltas que paga con la renuncia y el descrédito. Pero atribuir a la monarquía los entuertos que creó Rodríguez Zapatero, como pretende el camarada diputado radical Pablo Iglesias (de Podemos), tiene un móvil estratégico: sacarle un naipe al castillo de la democracia para ver si se cae. Lo que está en jaque es la unidad de España. Un personaje prohijado por el Gobierno venezolano, cultor de Fidel Castro y que tiene un programa en la televisión de Irán, cuestiona la Monarquía «porque no es democrática». Con 11% de votos que obtuvo en las recientes elecciones de Europa, ya amenaza al sistema político, blande espadas de fuego y anuncia tempestades. Pero Podemos, el Partido de Iglesias y Monedero, vivió su primera crisis antes de fundarse oficialmente, por una operación de autoritarismo stalinista.  «Cuídate España de tu propia España» escribió Vallejo ante el terrible drama de 1936.

Su majestad Pablo Iglesias

El domingo 8 de junio en Madrid, en la asamblea de los núcleos de base para «informarles»… «la decisión» de Iglesias y Monedero, de imponer los 25 miembros de la Comisión Organizadora en una lista cerrada al estilo cubano, que se votaría por internet, se armó una trifulca. Frente a la protesta de la militancia, Monedero «enseñó la puerta» del recinto para invitar a abandonarlo a los disidentes, mientras decía «…a lo mejor esto se tiene que romper, a lo mejor hay dos modelos incompatibles…hay gente que quiere quedarse con Podemos y no nos da la gana. Hoy no me pide el cuerpo estar en Podemos, sino mandar al c…esta reunión y que os vaya bonito».

Es muy probable que los antimonárquicos actuales, igual que los de 1936, consideren que también que hay dos modelos de España que no pueden convivir, porque a ellos no les da la gana. La estrategia está clara. Aprovechar la debilidad de la Monarquía, la pilastra central, en el contexto en que el PP aplica una dura y necesaria política de recuperación, y el descrédito del PSOE, para embestir contra el orden democrático. Se ve que estudiaron  la desestabilización venezolana desde los 80 en adelante y se aprecia la asesoría. Por fortuna González y Aznar están en plenitud de capacidades y la historia les pone una nueva prueba que superar. González lanzó la idea de un «gobierno de concentración nacional» con apoyo de los dos partidos y roguemos que en la península no haya tantos «mensos» y tontos útiles como en la Venezuela de los ’90.

 Los reyes Felipe y Letizia con sus hijas Leonor y Sofía, el rey Juan Carlos y la reina Sofía (AFP)

Compartir en:

Deja un comentario