Expolio populista

La estatización de Repsol-YPF en Argentina y la Red Eléctrica Española en Bolivia responden a las dificultades internas de Cristina Fernández y Evo Morales, dos populistas que se diferencian de la mayor parte de los gobiernos de América Latina y el Caribe, respetuosos de las reglas del mercado internacional, que han logrado construir economías exitosas a pesar de la crisis mundial.

por Alejandro Arratia 

El liderazgo de Cristina Fernández  -ese perenne espectáculo lacrimoso- necesita refuerzos míticos para  la demagogia y la manipulación de los argentinos.  La señora buscó recetas en el viejo manual del  victimismo, encontró y le puso música de tango. Evo Morales, también con graves problemas internos, siguió el ejemplo de su vecina, saltó a la pista para acompañar a la viuda  y el 1º de mayo dio el paso simbólico que le hacía falta.  En Argentina, el resultado ha sido la estatización de YPF filial de la petrolera Repsol;  y en Bolivia, la expropiación de las acciones de Red Eléctrica Española (REE). El Gobierno de España evalúa cada caso por separado y les da distinto trato: mientras hace  esfuerzos para llegar a un acuerdo satisfactorio con Evo; con Cristina la respuesta es enérgica en los planos diplomático y  económico. También eficaz en la solicitud de apoyo político a la Unión Europea, a los Estados Unidos, a los organismos multilaterales y a las naciones latinoamericanas.

Transcurridas pocas semanas de las apropiaciones, todo indica que el Gobierno y las respectivas empresas agraviadas actúan correctamente atacando los conflictos  sin  meterlos en el saco de una confrontación política indeterminada.  Repsol inició acciones legales. Ya ha notificado al tribunal de arbitraje, Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI),  para que se  condene penalmente a la reparación de los daños y perjuicios.  La petrolera valora en más de 10.000 millones de dólares la expropiación de su 57% en YPF. Por otra parte, Relaciones Exteriores de España dice que el presidente de Bolivia se ha comprometido a consensuar los criterios para seleccionar la empresa internacional que debe hacer la valoración de la Transportadora de Electricidad. Se espera una indemnización de 88 millones de dólares.

En los comportamientos de Cristina y  Evo, si consideramos  las variables tipo de gobierno y acciones que les son peculiares, no hay diferencias sustantivas. Son dos regímenes populistas, y los populistas tienen la inveterada costumbre de justificar los fracasos inherentes a la desacertada conducción de los países señalando un enemigo externo (el imperialismo, las trasnacionales, el neoliberalismo) en contubernio con traidores a la Patria (con mayúscula siempre).  La naturaleza de esos gobiernos complica el panorama y los contenciosos pueden prolongarse en el tiempo.

Las ejecuciones del expolio a Repsol-YPF en Argentina y a la Red Eléctrica Española (REE) en Bolivia, observadas en el mundo  como nueva amenaza  a las inversiones de  las empresas extranjeras en la región, reavivan temores por la seguridad jurídica en el subcontinente.  Desconfianza justificada por un pasado no tan lejano de nacionalizaciones y todo tipo de desconocimiento de las reglas del comercio internacional. Sin embargo, Argentina y Bolivia, sumados a Venezuela, Ecuador y Nicaragua, constituyen la minoría de gobiernos populistas latinoamericanos y caribeños que  se  guían por los intereses y lineamientos políticos de la dictadura castrista.  En la  absoluta mayoría de las naciones del subcontinente los gobiernos democráticos representativos han saneado sus economías y son respetuosos de las reglas del mercado. Si alguna prueba hiciera falta solo hay que revisar cifras de las organizaciones multilaterales y el comportamiento político en lo que va de siglo. Los datos hablan objetivamente de los exitosos resultados obtenidos en medio de la crisis financiera mundial.

De los libros: La Estabilidad Política

Afortunadamente, la mayor estabilidad económica ha avanzado mano a mano con una creciente estabilidad política, lo que valida y aporta continuidad a la reformas realizadas. Casi sin excepción, los países latinoamericanos hoy están gobernados por líderes elegidos democráticamente. Atrás quedaron las dictaduras del pasado y la democracia impera en la región como nunca antes. Aunque Chávez y sus aliados neopopulistas del ALBA tiendan a acaparar la atención de los medios, en realidad controlan menos del 20% de la economía o la población regional. El grueso de los latinoamericanos ha optado por una u otra versión del “modelo chileno” de gobierno democrático, con instituciones fuertes y ámbitos de acción acotados y de mercados libres y abiertos al mundo.

Gracias en buena medida a estos avances, América Latina tiene actualmente la distinción de ser la región más desarrollada del mundo emergente”

Raúl Rivera. ¿Es Hispanoamérica un mito sin destino?  NUEVA REVISTA. Nº 135. pp. 274-275. 2011. Madrid. España.

Compartir en:

Un pensamiento en “Expolio populista

Deja un comentario