Sobre héroes y heroísmos

Los ejemplos de figuras destacadas o de gestas heroicas son importantes para estimular, en tiempos de dificultades, las acciones que conduzcan a su resolución.  Pero la realidad evidencia que muchos de esos personajes se convierten en figuras de culto manipuladas por partidos y grupos, tras las cuales se esconden los errores e incapacidades de dirigentes y gobernantes, y también de los pueblos que esperan actos mesiánicos. La sociedad crece con el heroísmo cotidiano de sus ciudadanos, aquel encerrado en el hacer del día a día. 

por Mireya Fernández

Puerto Rico 2

 

 

La noticia

El 23 de diciembre de 1983 se publicó en el suplemento En Rojo del periódico Claridad de Puerto Rico la historia de Seva, un pueblo en la costa noreste de la isla, que el 5 de mayo de 1898 había resistido la invasión de Estados Unidos. Sus exigua población rechazó el embate de los marines y mantenido la lucha hasta ser derrotados. El pequeño villorrio fue arrasado y borrado de la faz de la ínsula. Con ello se buscaba enterrar la acción heroica.

Las pesquisas de un investigador, Víctor Cabañas, lo habían llevado a hurgar en los archivos de Indias en Madrid, a seguir el rastro en la biblioteca del Congreso de Estados Unidos hasta encontrar la última pieza del rompecabezas de la historia: la existencia de uno de los sobrevivientes en un pueblo de la costa cuyo testimonio ratificaba los hechos.

El investigador copió cada mapa, extrajo legajos a escondidas y transcribió al papel las palabras del testigo; un cartapacio de documentos que ratificaban la veracidad de la historia. La desaparición de Cabañas confirmaba el peligro que representaba revelar la verdad que echaba por tierra la historia aprendida en los libros, esa que explicaba cómo, el 25 de julio de 1898, los puertorriqueños había aceptado sin resistencia la tutela del país del norte.

Las reacciones de la opinión pública no se hicieron esperar. Júbilo, por un lado; desconfianza, por el otro. La euforia se apoderó del lector común que se enorgullecía de la gesta; los historiadores, cautelosamente, se preguntaban sobre la veracidad del hecho, no sin cierto palpitar en el corazón.

La revelación

La verdad la ofreció obligatoriamente la editorial del periódico ante el revuelo causado por la noticia, cuando aclaró que la historia del profesor Cabañas y su investigación sobre el pueblo de Seva era un relato de ficción escrito por Luis López Nieves.

Seva Libro

La “epopeya inventada” se convirtió en el acontecimiento social y literario. La complicidad entre el periódico y el escritor para publicar el cuento como un suceso destapaba la herida histórica de la sociedad puertorriqueña. Más allá de los desmentidos y las explicaciones, la repercusión de la jugarreta editorial evidenciaba la importancia que los pueblos le otorgan a la acción heroica.

La moraleja

La remembranza de este suceso literario y de su repercusión en la sociedad puertorriqueña  me recuerda la importancia que le concedemos a los héroes y a lo que de ellos se cuenta, el peso que le otorgamos en la definición de las identidades nacionales.

Como mostrara C.G. Jung en sus estudios sobre los arquetipos, el mito del héroe está presente en toda las culturas, simboliza la fuerza que impulsa a explorar y conocer el mundo, a ampliar nuestras experiencias; en otras palabras, a crecer como personas. Sin esa fuerza vital no habría evolución individual; tampoco, en la sociedad; sin ella, seríamos siempre infantes; viviríamos en la época de las cavernas. Su energía es esencial en momentos de crisis, necesaria para superar los obstáculos, las catástrofes. Qué hubiese sido de los europeos o de los japoneses después de la segunda guerra mundial sin ese espíritu, o de tantos otros pueblos sometidos a las inclemencias de la naturaleza o de la maldad humana. Ejemplos sobran en la historia reciente de este mundo nuestro.

La reflexión

Mas mi reflexión se encamina a esa otra tendencia que el caso puertorriqueño trajo a mi memoria, la  necesidad de héroes, más aún cuando escuché de labios de López Nieves, en uno de esos encuentros literarios, el comentario sobre lo afortunados que éramos los venezolanos de tener héroes como Bolívar.

Los ejemplos de figuras destacadas o de gestas heroicas de la historia son importantes para estimular, en tiempos de dificultades, las acciones que conduzcan a su resolución. Ellas deben ser el recordatorio de las fuerzas intrínsecas de los pueblos. Mas la realidad evidencia que muchos de esos personajes se convierten, en su mayoría, en figuras de culto manipuladas por partidos y grupos de todo tipo, tras las cuales se esconden los errores e incapacidades de dirigentes y gobernantes, y también de los pueblos que esperan actos mesiánicos para salir de las crisis.

Las naciones se construyen y salen adelante con el esfuerzo de sus ciudadanos, el que cada uno de ellos realiza desempeñando su trabajo: sea un obrero, una maestra o un médico. La sociedad crece con el heroísmo cotidiano, aquel encerrado en las acciones del día a día.

De los libros

“El meollo de la responsabilidad, por si te interesa saberlo, no consiste simplemente en tener la gallardía o la honradez de asumir las propias meteduras de pata sin buscar excusas a derecha e izquierda. El tipo responsable es consciente de lo real de su libertad. Y empleo «real» en el doble sentido de «auténtico» o «verdadero» pero también de «propio de un rey»: el que toma decisiones sin que nadie por encima suyo le dé órdenes. Responsabilidad es saber que cada uno de mis actos me va construyendo, me va definiendo, me va inventando. Al elegir lo que quiero hacer voy transformándome poco a poco. Todas mis decisiones dejan huella en mí mismo antes de dejarla en el mundo que me rodea. Y claro, una vez empleada mi libertad en irme haciendo un rostro ya no puedo quejarme o asustarme de lo que veo en el espejo cuando me miro… Si obro bien cada vez me será más difícil obrar mal (y al revés, por desgracia): por eso lo ideal es ir cogiendo el vicio… de vivir bien.”

 Fernando Savater, Ética para Amador. pp.54. www.librostauro.com.ar

 

 

 

 

Compartir en:

Deja un comentario